¿Pensando en disfrutar de un fin de semana en Segovia? Desde Nativics hemos preparado este plan para que descubras los lugares de interés más bonitos de Segovia de la manera más óptima.

Segovia es una ciudad medieval amurallada llena de historia, cultura y con una gastronomía excelente que se recorre fácilmente caminando. Este plan incluye 1 noche de alojamiento en un hotel del centro de la ciudad, las entradas al emblemático Alcázar y el itinerario con los principales monumentos en el que no puede faltar el acueducto de Segovia.

¿Te interesa?

Realiza tu búsqueda y asegúrate ya el mejor precio.

Detalles de la experiencia

Guía de viaje de Fin de semana en Segovia con entrada al Alcázar

Día 1:

Llegada a Segovia y primera toma de contacto con la ciudad

Nada más llegar a Segovia, instálate en tu hotel en el centro y aprovecha para dar una vuelta por la ciudad y cenar en alguno de los muchos restaurantes que encontrarás entre las murallas. Por la noche, la ciudad se ilumina por lo que es buena idea acercarse hasta el acueducto y la catedral. Sin duda, los monumentos más resplandecientes.

Qué comer

Cochinillo asado

Platos típicos de Segovia

Sopa castellana

Judiones de La Granja

Cochinillo de Segovia

Ponche segoviano



Día 2:

Segovia: desde el Acueducto al Alcázar

La ruta de hoy por Segovia, comienza en el mismísimo Acueducto de Segovia, el monumento más emblemático de la ciudad que desde la época romana se mantiene en pie y forma parte del paisaje segoviano. Desde luego, es digno de apreciar que después de tantos siglos podamos disfrutar de esta construcción de ingeniería pura. Estos romanos sabían lo que hacían… Después de fotografiarnos con el famoso acueducto, continuaremos hacia la calle Real que une el acueducto con la Plaza Mayor. Esta calle es la más comercial de Segovia por lo que mientras la recorres te toparás comercios locales y cadenas internacionales, souvenirs y tiendas de productos típicos de la zona. Aunque se conoce como calle Real, en realidad está compuesta por tres calles: la calle Cervantes, la calle Juan Bravo y la calle Isabel la Católica. En esta calle popular se halla el Mirador de la Canaleja y la Casa de los Picos, ambos lugares de parada obligatoria… En el mirador podrás contemplar las fabulosas vistas a la montaña de la Mujer Muerta y al Barrio de San Millán, por lo que es recomendable que dediques unos minutos para disfrutar del paisaje. Continuando en la misma calle Real, te toparás con la Casa de los Picos. Lo que hace a este edificio tan especial son las decenas de puntas en forma de diamante que sobresalen de la fachada, todas ellas dispuestas a conciencia de manera ordenada, lo que le da un aspecto inusual y muy bonito.

A continuación verás la fachada de los picos, continuaremos por la misma calle pero tomando el tramo de Juan Bravo hasta llegar a la Plaza de Medina del Campo, conocida también como plaza de las Sirenas por las esculturas que hacen referencia a esta figura mitológica. Eso sí, no te imagines las sirenas edulcoradas de cuento, con grandes melenas y cuerpos esbeltos… Más bien son una mezcla entre el cuerpo de un león y una mujer con corona y velo, más similar a una esfinge. En esta plaza se alza también la estatua de Juan Bravo, detrás de ella hay unas pequeñas escaleras que dan a la Plazuela de San Martín, donde se ubica el bonito Torreón de Lozoya y la Iglesia de San Martín. Esta iglesia románica destaca por su exterior con su imponente torre campanario.


Una vez te hayas admirado con el torreón y la iglesia de San Martín, subiendo por la Plaza de Medina del campo, llegarás hasta la Plaza del Corpus, en el barrio judío o judería. Allí se emplaza la actual iglesia católica del Corpus Christi que da nombre a la plaza y que, anteriormente, fue la Sinagoga Mayor. Si te animas a entrar, apreciarás un cierto parecido a la sinagoga de Toledo por su interior de color blanco. Una vez hayas descubierto la judería, si sigues por la calle San Frutos, llegarás a la mítica Plaza Mayor, eje neurálgico de la ciudad donde se encuentra el Ayuntamiento de Segovia, el teatro Juan Bravo  con su peculiar fachada rosada y la estatua del escritor Antonio Machado, quien vivió e impartió clases en la ciudad además de proclamar, en el mismo balcón del ayuntamiento, la que fuera la II República de España. Pues bien, llegado este momento, estás en el sitio perfecto para parar a comer antes de continuar con este itinerario. Casi en todos los restaurantes se come de maravilla el típico cochinillo asado que está tan suave que se corta con un plato. Todo un espectáculo para los sentidos que, si eres un amante de la carne, no te puedes perder. 

Por la tarde, justo después del almuerzo, llega el momento de visitar el majestuoso Alcázar de Segovia. Un castillo de cuento de hadas impresionante que se eleva por encima de toda la ciudad creando una estampa idílica. Si quieres entrar dentro de la fortaleza, recuerda llegar antes de las 18h, la hora de cierre. Si sigues este itinerario, no tendrás el más mínimo problema para llegar a tiempo. 


Para terminar este día, nada mejor que hacerlo en el Mirador de la Pradera de San Marcos, desde donde contemplarás las mejores vistas al Alcázar de Segovia. Para llegar solo tardarás unos 15 minutos caminando desde el Alcázar. Si buscas lugares donde cenar, en los alrededores de la Plaza Mayor hay una amplia oferta de bares y restaurantes. 

¿Qué verás hoy?

Día 3:

La Catedral de Segovia y la Puerta de San Andrés

Empezamos este último día, visitando la Catedral de Segovia, una de las catedrales góticas más tardías y la tercera más grande de Europa, que se alza en la misma Plaza Mayor. Aunque su nombre oficial es Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Fruto, es conocida también como la Dama de las Catedrales por su gran belleza y elegancia.


Después de maravillarte con este fantástico templo, caminando cinco minutos, llegarás hasta la Puerta de San Andrés. Esta puerta, conocida también como Arco del Socorro, es la que más destaca de la muralla de Segovia. Actualmente allí se encuentra el punto de información turística de la Muralla, donde os facilitarán toda la información sobre ella. Esta puerta estaba en plena judería y por allí pasaban los judíos para llegar hasta su cementerio. Fue también por esta misma puerta, por donde fueron expulsados. 

 

Para terminar este día, puedes dedicar el tiempo libre a hacer algunas compras, comer o tomar algo en alguna terraza, pasear por sus calles o bien, si has venido en coche, acercarte hasta la Granja de San Ildefonso, a tan solo unos 20 minutos de la ciudad. Sus jardines son espectaculares y se conoce como “el Versalles español”. Sin duda una buena opción para visitar antes de regresar a casa.

¿Qué verás hoy?

Actividades

Contacta con un experto

Si tienes alguna pregunta sobre esta experiencia, si quieres más detalles o si quieres personalizar tu viaje ¡no esperes más! Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a confeccionar tu viaje a medida.

Contacta con nosotros si necesitas añadir vuelos, coches de alquiler, traslados o eventos a tu viaje. Resolveremos todas tus dudas y te ayudaremos a finalizar tu reserva.